miércoles, 11 de febrero de 2009

Darwin fue un tipo con suerte

Charles Darwin (Feb. 12 1809 - Abr. 19 1882)

Darwin fue un tipo con suerte. Tenía talento y supo aprovechar las oportunidades que se le presentaron a lo largo de su vida. También como no tenía que trabajar para mantenerse él y a su numerosa familia tuvo el tiempo suficiente para estudiar, reflexionar, escribir y el dinero para publicar lo que escribía. Y tuvo una esposa, su prima, que realmente lo bancaba y sostenía espiritualmente, porque también tenía sus mañas y vivía periodicamente enfermo.
Nació en una familia acomodada, su padre era un médico muy bien reconocido. Su abuelo, Erasmus Darwin, un personaje excéntrico, también había sido médico y había escrito sobre la transformación de las especies. Su madre hija de un fabricante de porcelana fina que estaba muy bien economicamente. Para seguir con la tradición de la familia, lo mandaron a estudiar medicina. Pero en esa época se hacían prácticas sin anestecia, porque no existía todavía, y Darwin no aguantó y abandonó la carrera. Su padre, entonces lo obligó a que estudiara de clérigo, algo que le diera prestigio a la familia, Darwin aceptó porque pensaba que podría ser sacerdote en un pueblito rural y así tener mucho tiempo para hacer lo que en realidad le gustaba, juntar bichos, caminar y observar la naturaleza. Y se fue a estudiar a Cambridge. Ahí conoció los profesores que iban a influir en su vida, principalmente Henslow, su mentor. Fue él quien le propuso el viaje en el Beagle.
Darwin era inteligente, observador y muy sociable. Por su personalidad fue propuesto como acompañante del capitán Fizt Roy. En realidad, ni siquiera iba en un primer momento como naturalista, porque ya había uno en el barco, un tal Mc Cormick que después abandona, creo que en Río de Janeiro. Fitz Roy necesitaba alguien que le diera conversación y lo acompañara en su mesa. Y casi no acepta a Darwin cuando se lo presentaron porque no le gustó su naríz. El capitán creía que los razgos de la car definían la personalidad, y la naríz chata de Darwin, le daba la impresión de que sería un holgazán o poco confiable.
Igualmente, antes de entrevistarse con Fitz Roy, Darwin casi no viaja. Su padre se había opuesto completamente porque iba a abandonar los estudios y perder tiempo, pero después su tío (el padre de Emma, la prima que luego se iba a casar con Charles) intercedió y le dieron el dinero (porque tuvo que pagar para viajar) y accedió que viajara por dos años. Después el viaje duró mucho más, pero mientras tanto Darwin se fue haciendo famoso como naturalista.
Darwin antes de partir se había enamorado de Fanny Owen, pero ella no le contestó sus cartas y se tuvo que olvidar. Cuando volvió y fue a casa de los Wedgwood, los familiares del lado materno, se encontró con su querida prima Emma, que había sido amiga de toda la vida, su confidente, y quién intercediera para que pueda viajar. Ahí se dio cuenta que ella y toda la familia estaban esperando que se le declarase. Él creía que no lo iba a aceptar porque era bastante feo. Pero ella hacía rato que estaba esperando. Y así arregló su vida en la tranquilidad y el sostén familiar.
Pero antes de viajar Darwin ni siquiera era nombrado naturalista. Sabía montar y era buen tirador, pero no sabía nadar y tampoco había navegado alguna vez. Así que le costó bastante ambientarse al barco. Pasó la mayor parte del tiempo mareado y vomitando las primeras semanas. Además debía dormir en una hamaca. Cuentan que cuando pasaron el ecuador mientras cruzaban el Atlántico, , como era costumbre lo bañaron con agua fría y le dio una especie de pasmo. Pero al empezar a observar la naturaleza y asombrarse con lo que descubría empezó a sobreponerse de sus dificultades y a convertirse en el naturalista del Beagle. El capitán Fitzroy estaba encantado con su charla y le empezó a decir “Filos”, también le cedió más lugar para que pueda armar una especie de estudio e ir guardando las muestras que recolectaba.
Y fue así que el viaje del Beagle, armado para reconocimiento de costas que iba a hacer famoso a su capitán, se iba a convertir en el viaje que cambia la historia de la vida y se va a ser famoso por Darwin, que en realidad comenzó viajando como un supernumerario.
M. Torreblanca

1 comentario:

Miguel dijo...

Yo también te felicito por el blog!. Muy buena info. Con respecto a Darwin y el Beagle, retomo a Gould, ya que la mayoría de las personas creen que el viaje de Darwin en el Beagle debió haber sido una experiencia como mínimo buena. Sin embargo, el carácter y las creencias de Fitz-Roy debieron haber hecho sufrir no poco a Darwin durante esos cinco años... Saludos!
Miguel